Mezcla

publicado en: Blog | 0

Según recoge la historia, la diáspora africana comenzó a llegar a cuba a partir del siglo XXI y hasta finales del XIX protagonizado por los colonizadores españoles de la época.

Este legado lo hemos heredado de diferentes tribus africanas, hombres de raza negra.

Asentado en Cuba y con el de cursar de tantos años, como es lógico esto ha  sufrido ciertos cambios y uno visualmente palpable es la diversa mezcla  de razas existentes en Cuba en la actualidad.

Blancos y negros comenzaron a mezclarse dando origen al mestizaje, más tarde franceses,

Ingleses, americanos, chinos,  en fin,  una gran cantidad de países continuaron aportando a la mezcla de razas en Cuba.

En la religión podemos encontrar mucho de lo antes expuesto, la incursión del hombre blanco en la religión yoruba es un hecho histórico comprobado. Asi como también toda la mezcla existente.

Según el corpus literario  de ifá,  Orumila  en su peregrinar visitó 16 tierras y  en una de ellas catalogó al hombre como su primer heredero incluyendo albinos, rubios, negros, mestizos y chinos.

Desde hace muchos años es Cuba la mayor fuente de proliferación religiosa a muchos países del mundo.

Se ha cumplido la sagrada palabra de Orumila, los consagrados en el culto de ifá  poseen la mezcla en sus genes.  Ante el desconocimiento muchos pueden pensar que solo un hombre de tez oscura puede ser digno representante de la palabra de Orumila.

Es importante destacar que para llegar a consagrarse en ifá, un hombre debe de estar iniciado en su culto, reunir una serie de características religiosas, éticas, morales, físicas y  mentales.

Para dicha iniciación,  él será sometido a realizar múltiples  sacrificios,  para los cuales no existe distinciones de razas, solamente las únicas diferencias entre  un hombre u otro serian regidas por el corpus literario de ifá o sea cada signo  tiene sus características diferentes por lo que ciertos sacrificios se realizarían con el objetivo de contrarrestar las negatividades o preservar los logros obtenidos.

A partir de ese momento el iniciado crea un compromiso personal con las deidades de mantener una postura correcta en sus pasos, dedicarse al estudio y entrenamiento de su formación.

Quién ama y siente la religión y la profesa con respeto desde su interior, desde donde todos somos del mismo color, si es paciente y perseverante recogerá muchas bendiciones en su andar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *