Único testigo del destino predestinado del hombre. Oriṣa imparcial, consejero por excelencia, exquisito y refinado en su sabiduría. Portador de armas vitales como la lógica, la paciencia y la perseverancia. Portavoz de todas las Deidades de nuestro Panteón.

A través de sus mensajes podemos reparar las carencias de nuestro andar, sus oraciones proféticas nos ayudan al fortalecimiento de nuestro cordón espiritual. Ori como plan de destino es sus canal principal, para hacer que podamos realizar cambios considerables y hacer que nuestra vida se más próspera en la tierra.

Orumila u Orunla, como suele llamársele es poseedor de un gran cuerpo literario llamado IFÁ, su extensa literatura nos nutre de conocimiento para crecer y mejorar cada día. Es el Oriṣa encargado de transmitirle al babalawo, las medicinas y los consejos que lo ayudarán a mejorar y reparar las crisis por las cuáles está pasando.

En tierras Afro cubanas, sus colores son el verde y amarillo que representan, la naturaleza y la presencia de Oṣún. Y en tierras yoruba, utilizan el rojo marrón y el verde, que simbolizan la vegetación y la tierra.

El sincretismo cubano con el transcurso de los años, celebra su festividad el día 4 de octubre, día de San Francisco de Asís. Su primera esposa fue llamada Iwa, que significa comportamiento. Por ende cada religioso deberá comportarse correctamente en tiempo y lugar, para poder contar con su bendición y protección..